¿Cómo han cambiado los seguros de hogar durante los años?

Un poco de historia de seguro de hogar

El seguro de hogar no es un seguro obligatorio, como el del coche y resto de vehículos a motor, pero es un seguro muy extendido en las sociedades modernas, por la cantidad de problemas que soluciona a la unidad familiar.

Hasta hace pocos años, el seguro de hogar era un seguro de incendios de la vivienda, que incluía también algunos otros riesgos complementarios, como explosión, caída del rayo y efectos secundarios (daños derivados de carbonilla, humo, polvo y vapores).

Poco a poco se fueron añadiendo a este seguro otros riesgos que se consideraron necesarios para dotar a los hogares de una buena cobertura. Se incluyeron fenómenos atmosféricos (viento, pedrisco, nieve, inundación, etc.), daños a las instalaciones y aparatos eléctricos y electrónicos, roturas de cristales y loza sanitaria.

Pero esta acumulación de coberturas siempre se iba quedando desfasada ante los nuevos riesgos que planteaba la sociedad moderna. Por una parte, las viviendas comenzaron a ser verticales, por pisos, no solo en las ciudades grandes sino también en  poblaciones medianas y pequeñas. Esto hace que algunos riesgos que afectan a una vivienda pueden afectar a otras que están encima (un incendio o explosión afectará siempre a las viviendas de arriba y, si es muy grave, también a las laterales y a las de abajo), mientras que una rotura de cañería siempre afectará al vecino de abajo.

Por otro lado, en las viviendas modernas hay aparatos y bienes de un valor económico alto, que pueden verse afectados por el robo o el hurto, y por otros daños como los golpes o las mojaduras.

Hay además otro riesgo, que ya hemos apuntado, que con el tiempo ha ido adquiriendo más importancia y es el de la Responsabilidad Civil por daños a terceros. Siempre que nosotros o cualquiera de nuestra unidad familiar haga algún daño a otras personas o a sus bienes, nos veremos obligados a restituir el daño causado. Y si los daños son graves, la indemnización que nos veremos obligados a pagar puede llegar a ser muy importante. Tanto, como que es muy posible que no tengamos patrimonio suficiente para cubrir la indemnización que se nos exija.

Todas estas necesidades de aseguramiento han dado paso a un seguro que incluye todos los riesgos que hemos mencionado más otros, en muchos casos de menor cuantía, pero también necesarios para hacernos la vida más fácil. Así nace el seguro Mutirriesgo del Hogar. Hoy en día está tan extendido que nadie te va a ofrecer ya un seguro de incendios con sus complementarios.

Todas las compañías de seguros han optado por el seguro mutirriesgo del hogar. En él se relacionan las coberturas que incluye, tanto las básicas, que son comunes a todas las pólizas, como las optativas, cuya inclusión queda a la voluntad del asegurado.

Incluso algunas compañías, han llegado a ofrecer el Seguro a Todo Riesgo. En estos seguros no es tan necesario reflejar las coberturas que incluye, ya que cubre todas aquellas que no están expresamente excluidas. Puede parecer que es lo mismo que en el seguro normal de multirriesgo del hogar, pero da un paso más a la hora de evitar la “letra pequeña”, que es la que más temen los asegurados. Sigue siendo un seguro multirriesgo de hogar, pero más amplio.

¿Qué es el seguro para la vivienda?

El seguro multirriesgo de hogar consiste en una modalidad de seguro que cubre la gran mayoría de los accidentes que se puedan producir en la vivienda familiar, así como otros que hacen referencia a la vida particular y social de los componentes de esa unidad familiar y sus necesidades de servicios.

En una sola póliza se agrupan la práctica totalidad de los riesgos, para que los asegurados no tengan que ir contratando diversos seguros que cubran sus necesidades.

Según esta definición, la modalidad de seguro multirriesgo del hogar puede interesar tanto a propietarios de viviendas como a usuarios y arrendatarios de las mismas, aunque las coberturas que cada uno deseará incluir en su seguro multirriesgo dependerán de diversas circunstancias: si es vivienda unifamiliar o es un piso en alto, si el tomado/asegurado es propietario o solo usufructuario, si el uso que se da a la vivienda es permanente o solo para fines de semana y/o vacaciones, si está en núcleo urbano o en descampado, y muchas otras circunstancias que deberemos comentar con nuestro corredor/asesor de seguros para estar seguros de que contratamos lo que realmente necesitamos.

¿Qué puedo asegurar con una póliza de hogar?

Cualquier póliza de seguro multirriesgo de hogar que contratemos comenzará su condicionado reflejando las características de la vivienda que se asegura. Definirá el tipo de vivienda (chalet independiente o adosado, piso en alto, piso en planta baja), el uso de la misma (residencia principal o secundaria, alquiler o desocupada), su ubicación (núcleo urbano, urbanización, descampado), metros cuadrados construidos incluido anexos, año de construcción, última renovación de las instalaciones de agua y electricidad, tipo y calidad de la construcción, si tiene alarma conectada a central de seguridad, cómo son las puertas, ventanas y persianas de la vivienda cuando están a nivel del suelo. En este apartado se recogerá también la situación exacta de la vivienda.

Hará mención después a los distintos bienes y servicios que tienen cobertura en el seguro de hogar y a los capitales asegurados para cada uno de ellos.

1) Continente

Por un lado definirá lo que es el continente de la vivienda, donde quedan incluidos todos los elementos que hacen referencia a su estructura,  como techos, paredes, ventanas y suelos; a sus instalaciones fijas como fontanería, electricidad y calefacción. La pintura, papeles pintados en paredes, rodapiés y demás componentes de la decoración forman parte también del continente de la vivienda. Si la vivienda es unifamiliar, como chalet, casa de campo o similar, incluirá en el continente los cierres exteriores de la finca y sus instalaciones fijas.

El continente tendrá un valor declarado en póliza, que debe ser lo más ajustado posible a su valor real de reposición. No se debe confundir este valor con el valor de mercado de ese inmueble. En el valor de mercado influyen muchas variables que no intervienen en el valor de reconstrucción del mismo, en caso de siniestro parcial o total.

De nuevo, el asesoramiento de un profesional es importante, ya que si se declara un valor demasiado alto se estará pagando por el seguro una prima más alta de la que corresponde, sin que eso suponga una mayor indemnización en caso de siniestro. También es importante que el valor declarado no sea menor que el valor real de reposición del bien asegurado, de lo contrario la compañía nos aplicará una reducción en la indemnización en caso de siniestro, que será proporcional a la diferencia entre valor real y valor declarado en póliza.

2) Contenido

Definirá también el contenido de la vivienda, donde quedan incluidos todos los objetos, propiedad del asegurado o de cualquier componente de la unidad familiar, que se encuentran en el interior de la vivienda. Aquí tienen cabida los muebles, ropa, cuadros, aparatos eléctricos y electrónicos. Generalmente se excluyen aquellos aparatos y enseres que formen parte de alguna actividad profesional que pueda desarrollarse en la vivienda, como consultas médicas o profesiones liberales.

Algunos objetos del contenido, sobre todo los que tienen un valor especial, como joyas, pieles, cuadros de firma y dinero efectivo, tienen un tratamiento especial en el seguro, por lo que es importante tenerlo en cuenta a la hora de declararlos, ya que es aquí donde puede haber diferencias importantes entre los seguros de unas compañías y otras.

Aunque el contenido se define como algo que se encuentra dentro de la vivienda, es importante tener en cuenta que algunos objetos quedan también cubiertos en el seguro cuando se encuentran fuera de la misma, como es el caso del robo de objetos personales, como puede ser el bolso con todo lo que contiene, o pérdida de maletas en viajes.

No es necesario repetir de nuevo lo importante que es valorar con rigor nuestras pertenencias y declararlo en el seguro.

3) Responsabilidad Civil

La responsabilidad civil es otro elemento muy importante en nuestro seguro multirriesgo del hogar. A través de esta cobertura nuestro seguro se hará cargo de los daños que hagamos a terceros, tanto en sus personas como en sus bienes.

La Responsabilidad Civil puede ser inmobiliaria, por daños que ocasione el inmueble de nuestra propiedad, como desprendimientos de fachada, daños por agua a los vecinos de abajo o cualquier accidente que se produzca dentro de nuestra propiedad o por causa de la misma.

También puede ser Responsabilidad Civil familiar, en la que se encuentre implicado cualquier miembro de la unidad familiar, sus empleados y cualquier persona que conviva en el domicilio del asegurado y dependa económicamente de él. Por hechos que ocurran en el hogar, sus dependencias y fuera del mismo. Se incluyen los objetos de su propiedad y animales de compañía, como perros y gatos.

El tipo de daños que podemos infligir a terceros es muy amplio, pero veamos algunos de ellos para ser conscientes de la importancia de esta cobertura:

  • Nuestro hijo, jugando con otros niños, empuja a uno y al caer se golpea la contra el suelo. Los padres del otro niño nos reclaman los gastos que han tenido o, lo que es peor, la minusvalía que le ha quedado. Si las consecuencias son graves la indemnización será muy importante.
  • Nuestro perro se escapa y ladra o muerde a una persona que va en bicicleta. Tratando de evitarlo se cae de la bicicleta y sufre daños diversos.
  • Nosotros o nuestros hijos, yendo en bicicleta, chocamos contra un peatón que tiene problemas de movilidad. A causa de la caída sus daños son importantes.
  • Jugando al balón cerca de un comercio, nuestro hijo rompe el cristal del establecimiento. Nos hacemos cargo de los daños dando los datos de nuestro seguro y todo se queda en un susto.
  • Estando de fiesta en casa de unos amigos, alguien de nuestra unidad familiar provoca un incendio que no tiene consecuencias muy graves, pero deja daños visibles. Nuestro amigo no quiere reclamarnos nada porque sabe que ha sido un caso fortuito, pero nosotros damos parte a nuestro seguro, que se hace cargo de los daños. Nuestro amigo, al pagar el seguro, queda encantado de ver cómo se soluciona el problema, y nosotros felices de tener un buen seguro.
  • Acondicionando los tiestos del balcón, la empleada de nuestro hogar deja caer uno desde un cuarto piso. Deberemos hacernos cargo de las consecuencias, sean éstas las que sean.

Sería interminable reflejar todos los casos posibles, pero es importante tener en cuenta dos aspectos que inciden en nuestro seguro de Responsabilidad Civil:

a) Por un lado, el Capital asegurado reflejado en póliza, tanto para daños personales como para daños materiales. La mayoría de los seguros que no se han revisado en los últimos cinco años tienen asegurados capitales insuficientes.

b) Este seguro, igual que todos los demás, también tiene riesgos excluidos, que hay que conocer para no encontrarnos con dificultades en el futuro. Por ejemplo, es fácil que excluya los perros de razas declaradas peligrosas, o perros que hayan sido adiestrados para el ataque o la defensa. Igualmente, no incluirá nunca la responsabilidad por hechos que deban ser cubiertos por un seguro de suscripción obligatoria, como los de vehículos a motor.

4) Otros

Hay otros riesgos que pueden quedar recogidos en nuestro seguro  multirriesgo del hogar. En principio, sus consecuencias no son tan importantes como los reflejados anteriormente, pero nos pueden facilitar la calidad de vida que buscamos para nuestra familia.

Estos riesgos pueden ser desde la Protección Jurídica, que nos reclamará los daños que podamos sufrir por causa de terceros y nos defenderá de reclamaciones que nos hagan a nosotros, hasta la Asistencia en el hogar, que se hará cargo de las reparaciones urgentes y las posteriores que precisemos cuando ocurran daños cubiertos por el seguro.

¿Qué coberturas puede incluir el seguro?

Mucha gente supone que su seguro multirriesgo de hogar cubre cualquier daño causado por un hecho accidental, súbito e imprevisto ocurrido a los bienes asegurados dentro del periodo de vigencia de la póliza. Pero lo cierto es que todas las compañías hacen mención estricta a todos y cada uno de los daños cubiertos en el seguro.

Casi todos los seguros de hogar tienen unas coberturas  básicas que recogen los daños materiales, tanto del continente como del contenido (si el tomador ha solicitado la inclusión de uno o de ambos).

Estas coberturas básicas son:

  • Incendio y otros daños como explosión, humo y caída del rayo
  • Daños meteorológicos. Lluvia viento, pedrisco, nieve, inundación
  • Daños diversos como choque de vehículos terrestres, caída de aeronaves y ondas sónicas.
  • Actos de vandalismo o malintencionados
  • Daños por agua, con localización y reparación de averías y tuberías
  • Daños de origen eléctrico, por subida de tensión
  • Inhabitabilidad de la vivienda
  • Roturas de lunas espejos, cristales. De mármoles, granito y muebles de metacrilato. Aparatos sanitarios y placas vitrocerámicas
  • Robo, expoliación y hurto
  • Riesgos fuera del hogar. Robo, atraco y hurto. Reposición de llaves y cerraduras por extravío o pérdida
  • Responsabilidad civil y fianzas
  • Asistencia en el hogar (por ejemplo reparaciones de daños)
  • Riesgos extraordinarios cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (terremotos, inundaciones extraordinarias, terrorismo, actuaciones de las fuerzas armadas etc.)
  • Otros gastos derivados de un siniestro, como daños estéticos, demolición y desescombro, gastos de extinción de incendio

Otras coberturas posibles:

  • Protección Jurídica
  • Vehículos en garaje
  • Servicio de reparación de electrodomésticos, ordenadores y tablets
  • Accidentes personales dentro de la vivienda o anexos
  • Deterioro de Jardín
  • Placas solares
  • Todo Riesgo, que cubre todo daño accidental, súbito e imprevisto

¿Qué seguro debo escoger para mi casa?

Existe mucha variedad entre los diferentes seguros del hogar. Todas y cada una de las coberturas relacionadas tienen unos límites que, en unos casos, serán igual al 100% del capital asegurado y, en otros, un tanto por ciento del mismo. Unas veces tendrán un límite muy inferior al bien que se asegura y en otros se incluirán franquicias que son a cargo del asegurado.

Ya se ha apuntado anteriormente la importancia del capital asegurado para Responsabilidad Civil y los límites que se imponen en los seguros para los daños materiales y personales. Continuamente se está revalorizando el valor de la vida de las personas y de su integridad física, psíquica y moral. También se revaloriza el valor de la naturaleza y el coste de su recuperación cuando sufre daños por nuestra causa. Para todo ello, debe estar actualizado este capital en nuestro seguro de hogar.

Por último, también hay exclusiones de coberturas. Todos los seguros las tienen, pero no todos los seguros tienen las mismas.

Solo un profesional/asesor de seguros conoce las diferencias entre los seguros de diversas compañías y está capacitado para aconsejarnos en esta decisión. Cuando una compañía, banco, tarjeta de crédito, gran superficie o anuncio de televisión quiere vendernos un seguro de hogar está dando por sentado que nuestras necesidades son iguales a las de todos los demás y que una póliza tipo “vale para todos”.

La seguridad de nuestra familia bien merece un poco de dedicación y que contactemos con un experto. Siempre estaremos a tiempo de contratar el seguro que más nos convenza. Lo que no deberemos permitir nunca es que nos impongan ninguno, sea quien sea el impositor. Es más, si tengo contratado un seguro de hogar, o de cualquier otro tipo, impuesto por mi banco o entidad financiera, lo que deberé hacer es analizarlo con un corredor de seguros. Si es bueno y me conviene, puedo mantenerlo; de lo contrario, deberé darlo de baja y contratar otro mejor.

No dudes en pedirnos tu presupuesto personalizado sin ningún tipo de compromiso.

¡Te vas a sorprender con nuestras ofertas actuales!

Este sitio web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Este sitio web utiliza cookies para mejorar los servicios que te ofrecemos. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close